Capítulo 5, Bienestar

El viaje de los sentidos

Reserva ahora
es

Tres experiencias de curación y recreo

Explorar con los ojos cerrados el conocimiento centenario de tres culturas diferentes.

Entre los monarcas del s.XIX era costumbre disponer de lujosas embarcaciones privadas para su recreo y fines oficiales. En esas embarcaciones se prodigaban todo tipo de cuidados para el monarca y sus visitantes… El Spa de Cap Rocat os ofrece embarcarnos en este majestuoso viaje a través de los sentidos.

caprocat_spa_salon-tes_ALTA

El hermoso salón de tés será la antecámara. Aquí el equipo del Spa nos ayuda a elegir la ruta, bien visitando la magia de los hammams de las antiguas colonias del Mediterráneo, descubriendo el exotismo de Filipinas y sus poderosas técnicas asiáticas, o parando a medio camino en la India donde explorar el bienestar interior envuelto en suntuosas esencias especiadas.

El Mediterráneo

El Mediterráneo más opulento extiende sus alfombras para darte la bienvenida.

Meterse en el cuento, vivir las mil y una noches. El Spa solo para nosotros, para una noche privada de purificación y dulces cuidados en la piscina interior bajo un cielo cuajado de estrellas, y entre las velas aromáticas del Hammam. Sobre la gran losa de mármol, los terapeutas aplican las técnicas centenarias de exfoliación, hidratación y masaje de los baños árabes. Nuestra piel bañada en productos orgánicos. Huele a rosas, jazmín, lavanda y eucaliptus… Y después cenamos en La Fortaleza, o nos quedamos en la suite con una botella de champagne…

El Índico.

Viajar a través del cuerpo a la India. Descubrimos la armonía interior equilibrando los cinco elementos en nuestro cuerpo. 5000 años de antigüedad y sabiduría velan por nuestro bienestar. Nuestros dosha son la guía y nosotros el destino. Exhalamos paz interior. Nada puede rompernos.

Experiencias holísticas de salud y bienestar.

Un viaje a las últimas colonias en el Pacífico.

La humedad y los aromas intensos nos llevan a lejanos confines del pacífico. Cerramos los ojos e imaginamos paisajes exóticos donde abundan el verde y las flores.

El aroma profundo de los aceites orgánicos importados desde lugares lejanos de Asia nos envuelve durante los masajes filipinos y tailandeses. Nos sentimos nuevos, nos sentimos vivos.