Capítulo 5, Bienestar

El Spa

Reserva ahora
es

El Spa

Reconocer nuestro cuerpo y volver a enlazarlo con nuestra alma.

El spa cavado en las profundidades de la roca, el lugar más protegido de la fortaleza, es el escenario para una travesía epicúrea cuyo objetivo es el de reconectar con nuestras propias sensaciones.

Todo está en calma, no hay prisa, quedémonos un rato más.

Nunca soñaste con un cielo azul que rompe la penumbra y pide su minuto de protagonismo. Te sumerges lentamente, vacías el aire de tus pulmones en un ejercicio de soltar peso, de aligerar equipaje, y al emerger la luz mediterránea acaricia tu rostro. Te recuestas sobre la pared de piedra. Todo está en calma, no hay prisa, quedémonos un rato más.

Nunca imaginaste que a 12 metros bajo tierra hubiese tanta luz, que el sol acariciara tu piel mientras braceas, lentamente, en la piscina de agua salada.

Una avenida consagrada al descanso.

Sobrecoge el silencio, la sobriedad y la grandiosidad de un espacio que paradójicamente envuelve y cobija; el sosiego, los aromas, la humedad… La alfombra central dibuja el camino que te lleva al relax absoluto, a dejar que te mimen, a la calma y la distensión.

Una experiencia de placer y relajación para recuperar el equilibrio.

Anterior
Siguiente

Capítulo 5, Bienestar

Un spa tallado en las profundidades de la fortaleza.

La cultura turca del agua y el bienestar corporal tienen su máximo exponente en nuestro Spa ubicado en el rincón más secreto y protegido de la fortaleza, hundido a 12 m bajo el nivel del suelo, y aún así maravillosamente iluminado de forma natural.

La luz, el silencio, las fragancias, el agua, la paz…Tu experiencia de hammam de Cap Rocat ha comenzado. Sólo déjate llevar y disfruta.